Translate

domingo, 26 de mayo de 2013

EL APRENDIZ DEL PARAMO


Leyenda del Páramo es una de las recientes incorporaciones a la D.O. Tierra de León, con un proyecto ambicioso que cuenta con el apoyo de 79 socios, bajo la figura de BODEGAS Y VIÑEDOS DEL PARAMO S.L.
Las instalaciones se encuentran en el término municipal de Valdevimbre, en una ubicación estratégica muy próxima a la autovía León-Benavente, potenciando su visibilidad y ofreciendo a los miles de personas que transitan por ella, unas inmejorables vistas panorámicas de la bodega rodeada de cientos de has de viñedo.

domingo, 19 de mayo de 2013

MANEKI, DE APELLIDO TAMPESTA


En el año 2000 el apellido TAMPESTA inicia su andadura en la vitivinicultura y hace su desembarco en Valdevimbre apostando fuerte por las variedades autóctonas de la D.O. Tierra de León: Prieto Picudo y Albarín.

A la entrada de Valdevimbre y rodeada de las tradicionales bodegas o cuevas subterráneas, en las que nuestros antepasados elaboraban ya sus vinos de prieto picudo, se encuentra la moderna bodega de Tampesta. La bodega es un ejemplo de funcionalidad con tres dependencias anexas en las que realizan sus modernas elaboraciones. La distribución de las dependencias de la bodega se reparten de la siguiente manera: una para almacén de materia prima y producto terminado, la parte central es donde se realiza la transformación del mosto en vino y la tercera con dos alturas para albergar en la parte inferior las barricas y en la superior una preciosa sala de catas para atender a los clientes.

Cuentan con casi 20 has de viñedo, en su mayoría prieto picudo, de las que extraen todo el potencial para trasladarlo a la botella y que llegue al consumidor su pasión por este mundo.

Al frente de la bodega se encuentra Noelia De Paz, que junto con el enólogo Luis Buitrón pretende imprimir un carácter particular a todas sus creaciones. Las 50.000 botellas que comercializa la bodega, son el resultado de un gran trabajo en el que no faltan las nuevas experiencias para obtener nuevos resultados que ofrecer a sus cliente y así devolver la confianza que estos depositan al comprar alguna de sus botellas.

Noelia además de su participación activa en la elaboración de los vinos, se encarga de las ventas y marketing, imprimiendo un carácter juvenil y moderno tanto en las presentaciones de los vinos como en las campañas de promoción.

Las elaboraciones son diferentes y variadas y todas buscando sorprender y agradar al consumidor. Las referencias con las que cuenta Tampesta son:

-          Blanco:

o    MANEKI. 100% Albarín. Blanco sobre lías.

-          Rosados:

o   TAMPESTA. 100% Prieto Picudo.

o   GOLAN. 100% Prieto Picudo. Rosado sobre lías.

-          Tintos:

o   TAMPESTA TINTO ROBLE. 85% Prieto Picudo 15% Tempranillo.

o   FINCA DE LOS VIENTOS. 100% Prieto Picudo. Barrica 6-9 meses.

o   GOLAN TINTO ROBLE. 100% Prieto Picudo. Barrica 12 meses.

o   TAMPESTA IMELDA. 100% Prieto Picudo. Barrica 12 meses.

Entre la variada gama de elaboraciones, me decanto para catar por el MANEKI, un albarín sobre lías y crianza en barrica de 2 meses. La variedad albarín es una apuesta fuerte y con futuro dentro de la D.O. Tierra de León y personalmente, creo que es una uva con un gran potencial que ofrece muchas posibilidades de diferenciación en el mundo de los vinos blancos, su potencia aromática y frescura frutal y floral en boca hacen a esta variedad muy versátil y atractiva.

La presentación es muy fresca, con una botella borgoña de color musgo y una etiqueta muy atractiva, sencilla y primaveral.

Al servir el vino en la copa, destaca el sonido del vino al caer sobre la misma, con una sensación de untuosidad y redondez, dejando entrever que este blanco tiene algo más, una sensación corposa que es aportada por la autolisis o descomposición de la pared celular de las levaduras, concretamente se trata de las manoproteinas, las encargadas de aportar esas características al vino.

El vino tiene un color amarillo pajizo muy brillante, de intensidad media, aportada por el proceso de microoxigenación que se produce en la barrica durante los meses de crianza.

Según choca el vino contra las paredes de la copa, se escapan aromas primaverales de fruta madura, tropical y muchas flores. La nariz es limpia y franca, destacando principalmente los aromas primarios de la variedad, aromas terpénicos, fruta madura como albaricoque, melocotón en almíbar, mango maduro y con un fondo de vainilla muy delicado procedente de la madera. La intensidad es media alta.

La entrada del vino es fina y elegante, explotando al contacto con las papilas gustativas y el resto de la cavidad bucal la fruta tropical como el lichi, mango y las flores amarillas. La sensación es untuosa, redonda, sin aristas y la fruta aparece dominando la paleta de sabores, con pinceladas de flores blancas y amarillas y todo potenciado por una acidez bien integrada que aporta frescura. El final es largo y agradable gracias a la sensación ligeramente amarga que nos invita a dar otro trago.

           

SALUD!!!

lunes, 13 de mayo de 2013

VALLADOLID ES TIERRA DE LEON


Parece un titulo contradictorio, pero es del todo cierto, MEORIGA BODEGAS & VIÑEDOS es una bodega enclavada en el término municipal de Mayorga, provincia de Valladolid y perteneciente al ámbito geográfico de la D.O. Tierra de León.

Meoriga cuenta con un corto recorrido pero con una gran historia, su sede se encuentran en las antiguas instalaciones de la Cooperativa Comarcal del Cea, que aglutinaba a los viticultores de Mayorga y entorno.
 

 David Urquizu Llorente es el presidente y motor principal de Meoriga, que después de una mejora sustancial de las instalaciones y la apuesta por las nuevas tecnologías, da el salto cualitativo para el desarrollo de su actividad y situar a esta Bodega a la vanguardia de la D.O. Tierra de León, apostando firmemente por la variedad prieto picudo que representa el 75% de las 50 has de viñedo que poseen.
 
 

Las 50 has de viñedo en propiedad de la bodega, se encuentran todas en la misma parcela y plantadas en espaldera, sobre terrenos franco-arcillo-arenosos pobres en materia orgánica y profundos, terrenos ideales para el cultivo de la vid y sobre los que ya en tiempos pasados existió el viñedo.

Al timón de las elaboraciones, David Mateos Cabezón, enólogo por el que Meoriga ha apostado fuerte para lanzar al mercado no solo vinos tradicionales, sino también elaboraciones especiales que diferencien a Meoriga del resto de bodegas. Las marcas de la bodega son: ESENCIA, SEÑORIO Y KAPRICHO.

 

Recientemente he asistido a una de las múltiples catas maridaje que la bodega está realizando desde hace bastante tiempo por los locales gastronómicos de la capital Leonesa, acciones muy enfocadas a la fidelización del cliente y a la formación del consumidor, a parte de ofrecer una alternativa entretenida y gratificante en la que maridan los vinos con productos típicos de la zona como el chocolate o en este caso, embutidos.

David  tiene muy claro cual es el camino y no duda en dedicar todo su esfuerzo a estas actividades que tienen tan buenos resultados, pero que por otro lado, requieren de gran sacrificio y organización. Los resultados son notorios y la presencia de los vinos de Meoriga son cada vez mas presentes en los diferentes locales de la Capital. Estos resultados son fruto de un buen trabajo y sacrificio personal, respaldados por la calidad de las elaboraciones y la diversidad de vinos que el asistente degusta acompañados por productos locales.
 

En esta ocasión el lugar elegido para la Cata-Maridaje fue el Conocido Restaurante El Racimo de Oro, que brindó sus instalaciones para este acto que congrego a más de 50 personas.
 

Como director de orquesta, el enólogo de la bodega David Mateos, nos presento los vinos a catar:

·         ESENCIA 33 ROSADO MADREADO 2012 100% PRIETO PICUDO:

Rosado de corte moderno, elaborado con la técnica del “Madreo”, que consiste en la adicción al mosto, una vez comenzada la fermentación, de racimos sanos y enteros de uvas, para que se produzca una fermentación dentro de cada baya, aportando mayor estructura, aromas, color y aguja al vino.

El color es un rojo fresa con ribetes morados y finas burbujas de carbónico natural.

En nariz se presenta franco, con intensidad alta, destacando los aromas a fresa, frambuesa e incluso algo de mora. Aromas muy frutales y frescos, que después de un rato en la copa, se transforman en otros más melosos y de fruta compotada.

La entrada en boca es amplia, por la acidez bien ensamblada con el grado alcohólico y el ligero amargor característico de la variedad prieto picudo. El madreo aporta estructura y redondez al vino, el paso es muy agradable y largo. Las frutas que aparecen en la boca, recuerdan a frutas maduras, fresa, ciruela y frambuesa. La aguja aporta largura e intensidad a las sensaciones gustativas.

·         SEÑORIO DE MOGROVEJO TINTO CRINZA 2008 24 MESES DE BARRICA 100% PRIETO PICUDO:

Color rojo picota con algún reflejo cardenalicio que indica la buena crianza del vino, a pesar de los meses en barrica la oxidación no ha modificado en demasía el color del vino, manteniendo los reflejos azulados. Capa media alta.

Al acercar la copa a la nariz, vemos que la intensidad es media alta, destacando aromas a cacao, vainilla, coco y especias como la pimienta y un fondo frutal, de variedades negras y rojas como la mora y ciruela. El ensamblaje de la madera con la fruta es armonioso y caminan de la mano formando un gran binomio.

Cuando el vino entra en contacto con la boca, la sensación es sutil y aterciopelada, con redondez y franqueza, se nota el cuerpo y la estructura sólida, propia de vinos elegidos para guardas de larga duración. Aparecen las frutas de la nariz y la retronasal potencia las especias y torrefactos de la madera. Final fino y elegante, quizás algo corto.

·         ESENCIA 27 BLANCO SEMIDULCE 2012 100% VERDEJO:

Una de las novedades que están calando entre el consumidor leonés es este tipo de vinos de corte moderno, diseñados para paladares que reclaman otro concepto de vino diferente al habitual y sobretodo paladares femeninos. Son vinos más frescos, más dulces, con más carbónico y que permiten a los no aficionados al vino poder acceder e iniciarse en la vitivinivultura.

Color amarillo brillante con reflejos verdosos y matices acerados, presencia de finísimas burbujas de carbónico natural en la copa.

Nariz intensa y compleja, destacando la fruta verde con las flores blancas y el dulce del azúcar residual, aromas a manzana y piña junto con hinojo y anís.

En boca es sorprendente, notamos el dulzor muy bien ensamblado con la acidez propia del verdejo, las sensaciones agridulces nos aportan una frescura y complejidad que no encontramos en los blancos secos y si le sumamos el carbónico natural, el resultado es una explosión de sabores que no deja indiferente, dando largura y persistencia al vino.

·         KAPRICHO TINTO SEMIDULCE 2012 100% PRIETO PICUDO:

Estamos ante una auténtica novedad, siguiendo la línea de los blancos semidulces que tanta aceptación están teniendo, Meoriga pone en el mercado uno de los primeros tintos semidulces.

La elaboración de este vino es similar a la de los blancos semidulces, parada de fermentación con frio en el momento que tiene la graduación y azúcar deseado y posterior esterilización, para evitar problemas de refermentación por el elevado contenido de azúcar.

El color es impresionante, con una capa alta con un color de 10, no entraría dentro de los rojos, seria más bien un color Nazareno brillante. Nos indica la juventud del vino y la potencia que encierra.

En nariz destacan los aromas a manzana verde, puede ser porque no tiene hecha la fermentación maloláctica, junto con frutos rojos del bosque y notas de torrefactos.

Cuando el vino entra en contacto con las papilas gustativas, las sensaciones son encontradas, por un lado el color potente de un vino tinto y por otro lado el dulzor característico del azúcar residual. Resulta cuanto menos interesante y novedoso. En boca tiene fuerza y los taninos jóvenes y aguerridos se agarra un poco a las encías. Final lago y placentero que invita a dar otro trago.

           


SALUD!!!

jueves, 9 de mayo de 2013

PATATAS A LA IMPORTANCIA RELLENAS DE JAMON.


Una receta sencilla y no por ello menos exquisita:


            INGREDIENTES (2 personas):

-          4 Patatas medianas.

-          Jamón serrano.

-          Aceite de oliva.

-          Sal.

-          Harina.

-          Huevo.

-          Laurel.

-          Cebolla.

-          Perejil.

-          Ajo.

-          Vino blanco.

-          Agua.

 

      PREPARACIÓN:

            Lo primero que hacemos es pelar las patatas, lavarlas y secarlas, una vez listas las cortamos en finas láminas de unos 3-4 mm. Yo lo que hago es no realizar el corte hasta el final y así las dejo emparejadas de dos en dos para poder rellenarlas y que no se me muevan, salamos las patatas al gusto con sal fina.

            Una vez listas las patatas cogemos el jamón loncheado y las rellenamos, ni que decir tiene que cuanto mejor sea el jamón, al igual que resto de ingredientes, mejor sabor tendrá el plato.
 

            Con las patatas rellenas por el jamón, ponemos en un plato harina y en otro huevo batido. Es importante que primero se reboce en harina y luego en huevo, la harina favorece que el huevo quede adherido a la patata.

A continuación preparamos una sartén con un dedo de aceite de oliva y vamos dorando un poco las patatas rebozadas. A fuego medio mantenemos las patatas en la sartén hasta que veamos que toman un color dorado, momento en el cual retiraremos de la sartén y pondremos en un plato con papel absorbente para que retire el exceso de aceite.
 

Vamos a preparar la salsa verde sobre la que se terminaran de hacer las patatas:

En una cazuela baja, cubrimos el fondo con aceite de oliva e introducimos cebolla cortada fina y en trozos pequeños, añadimos sal gorda al gusto que entre otras cosas favorece la deshidratación de la cebolla y que esta se poche bien y un par de hojas de laurel.

En el mortero preparamos un majado de ajo y perejil con un poco de aceite de oliva y vino blanco. Lo añadimos a la cazuela una vez este pochada la cebolla y mantenemos al fuego para reducir. Añadimos una cuchara de café de harina para ligar la salsa y movemos para que la harina se fría un poco.
 

Añadimos un poco de vino blanco y agua suficiente para que cubra las patatas que iremos añadiendo con cuidado y de forma ordenada para que todas estén en contacto con la salsa y se hagan bien.
 

Mantenemos las patatas al fuego durante unos 35-40 min, este tiempo ira en función de la patata y de su grosor, vamos controlando como se va haciendo y cuando pase el tiempo o veamos que la patata esta blanda, se deja reposar unos 5 minutos y ya podemos comenzar a degustar un plato sano, barato y fácil de preparar

                       


BUENA VIDA. SALUD!!!!

 

lunes, 6 de mayo de 2013

DE VINOS Y TAPAS: EXAGERAS


VINOS Y TAPAS

Si digo que en Geras de Gordon también hay prieto picudo, me dirás, EXAGERAS y ese es precisamente el nombre de una elaboración muy particular y atractiva de una amiga y colega, hablamos de Natalia Ordoñez.

            La familia Ordoñez es más conocida por su tradición gastronómica. En los años 50 se empezó a forjar partiendo de una tienda de ultramarinos, lo que hoy en día nos encontramos en el Geras, una fábrica de embutidos con la última tecnología y un acogedor restaurante con punto de venta directa donde degustar todas esas maravillosas viandas que con tanto cariño y desde hace tanto tiempo vienen ofreciendo.

            En sus instalaciones dan trabajo a más de 20 personas y en la que se ven inmersas las familias de los tres hermanos descendientes de los primeros fundadores y que poco a poco van dando el relevo a la tercera generación.

            Embutidos Entrepeñas es un proyecto ambicioso y con unos cimientos muy sólidos basados en la calidad del producto elaborado, partiendo de una buena materia prima y unas condiciones geográficas que hacen del clima un factor muy importante en la curación de los embutidos.
 


 

 
              Gracias al bien hacer de la familia Ordoñez, hoy en día tienen una amplia presencia, no solo en León, con cuatro puntos de venta, sino que también en Asturias con tres tiendas y otros puntos de venta a nivel nacional, Madrid, Barcelona, A Coruña…

            El futuro es prometedor y en estos momentos se encuentran inmersos en una serie de reformas para obtener una certificación que les permita exportar sus productos fuera de España, debido a la gran demanda que están teniendo de muchos lugares de Europa.

            El porque de este desarrollo y expansión, viene de la mano de la calidad, como no podía ser de otra manera, durante mi visita a las instalaciones en las que me sentí como en casa, pude saborear de primera mano las exquisiteces que de allí salen:

            En primer lugar hablar de Geras y no mencionar su chorizo, es como ir a Zaragoza y no ver la Pilarica, el chorizo de Geras es casi una marca, elaborado y curado en unas condiciones climatológicas especiales que se dan entre estas peñas, esta curado al humo y con un paladar potente y sabroso y como esta familia tiene las cosas claras, lo que ha inventado son las tarrinas de chorizo de untar, una alternativa muy atractiva y deliciosa, la variante picante esta de muerte, doy fe.
 

            Otro producto destacado y novedoso, es la morcilla en tarrinas, morcilla especiada y con un sabor característico que la diferencia del resto y al igual que el chorizo, se presenta en envases autoclavados para poder consumirla en cualquier momento del año.
 

            No podía dejar pasar la cecina, perteneciente a la I.G.P. “Cecina de León” hasta mi visita a Geras tenia claro cual era la cecina que más me gustaba, pero después de probar la cecina de Entrepeñas, lo tengo mucho mas claro, la finura, elegancia y suavidad que le aporta las vetas de grasa infiltrada en la pieza de cecina, hacen de esta cecina la “Pata Negra” de las cecinas. El sabor potente, diferenciado y sabroso hacen de este producto, todo un manjar de la Gastronomía Leonesa, que también esta disponible en formato crema de cecina.
 

            Por no hacer de este artículo la lista de los Reyes Godos, decir que en sus tiendas podéis ver todas las referencias de las que disponen, lomos, salchichón, lengua, costillas, jamones… en múltiples variables y todas por supuesto de una gran calidad.
 

 

            Cambiando un poco de tercio y después de hablar de la tapa, vamos a centrarnos en el vino, el complemento perfecto que le faltaba a la empresa familiar Entrepeñas. El toque familiar se la da en este caso Natalia Ordoñez.

            Natalia Estudio Ingeniero Técnico Agrícola en la Universidad de León, después comenzó Tecnología de los Alimentos en León y termino en Madrid, donde realizo el Máster de Enología y Viticultura en la Universidad Politécnica de Madrid. Después de sus años de formación, se fue a coger experiencia a Sudáfrica, Argentina y finalmente Francia, de donde volvió a Geras a engancharse en el proyecto familiar y realizar sus propias elaboraciones.

            En el 2010 comenzó a elaborar de manera artesanal sus propios vinos, con las variedades Prieto Picudo y Tempranillo, a veces como monovarietales y otras haciendo coupage.

            El vino que voy a catar es un monovarietal de Prieto Picudo, fermentado en acero inoxidable y crianza en barrica bordelesa de roble francés.
 

            Desde la presentación, al vino, pasando por la etiqueta y el entorno en el que se elabora, creo que es uno de los proyectos mas apasionados que he visto dentro de la provincia de León.

            La botella es troncocónica robusta, color musgo, con una capsula en color rojo y una etiqueta original y atractiva. La etiqueta es negra mate con relieve en los extremos superior e inferior, representando las montañas leonesas y debajo del nombre del vino EXAGERAS, un cerdo realizado con raspones que une las dos pasiones de Natalia, el mundo del vino y del embutido. Etiqueta innovadora, con sentimiento, joven y atrevida.     


            El color del vino es espectacular y habla bien de la materia prima y de su tratamiento, se aprecia una intensidad alta de color, indicando que de las uvas se extrajo el potencial y la estructura para poder tener una larga vida. Tonos rojo cardenalicio con reflejos y ribetes amoratados.

            La nariz se presenta cambiante e “in crescendo”, la primera sensación es de madera nueva y de buena calidad, mezclada con fruta madura como ciruela negra y frutas rojas del bosque, destacando la frescura de la mora y frambuesa. Aparecen toques balsámicos y especiados, pimienta negra, anises, mentolados… según pasa el tiempo y volvemos a olerlo, los aromas van cambiando y aparecen notas de torrefactos, mezclados con tofes y recuerdos a fruta compotada, hierbas aromáticas y pan de higo.

            Después de lo visto y olido anteriormente, el vino no podía fallar en boca y no me equivoco, tiene una entrada aterciopelada, con sensaciones golosas de la fruta compotada y del tostado de la madera junto con la propia glicerina del vino. El paso por boca es amplio y redondo, no se nota calidez ni sensación alcohólica pese a la graduación, la acidez esta bien entrelazada con el resto de parámetros, haciendo un paso largo y persistente.

Los sabores a fruta madura, ciruela y mora, junto con las notas del tostado de la barrica, los especiados y la regaliz, hacen de este vino un vino de largo recorrido, como yo les denomino, un vino que abres al principio de la comida y no solo te acompaña hasta el final de esta, sino que se adueña de la sobremesa y no dejas de disfrutar y de ver matices nuevos que van apareciendo según se va abriendo el vino.
 

Estamos ante una gran elaboración de Prieto Picudo y creo que este es el camino de los tintos. Tintos complejos, amplios y potentes, con buena base y sobretodo materia prima, para que cuando lleguen a nuestra copa nos seduzcan y esa potencia se convierta en sutileza y armonía para los sentidos.
 

Mi enorme agradecimiento a Rosi y Natalia y por extensión al resto de la familia, por el buen trato y por hacerme sentir como en casa. GRACIAS.

           

           

SALUD!!!

jueves, 2 de mayo de 2013

EN ABRIL DEJA TU VIÑA DORMIR


                Como dice el refrán, EN ABRIL DEJA TU VIÑA DORMIR, la poda debe de estar terminada al igual que todas las labores invernales: abonado, atado de brazos y elementos de renovación, bajar los alambres, aplicación de herbicida, retirada de los restos de poda…. Y sobretodo es muy importante no labrar el terreno, para evitar perder humedad y que las posibles heladas sean menos acusadas. Una vez pasado el periodo de heladas, ya podemos labrar el suelo para eliminar malas hierbas y acondicionar el terreno.



 

            Uno de los riesgos de esta época, son las heladas, sobretodo en zonas como en la que nos encontramos, sur de León, en la que las primaveras se caracterizan  por periodos de elevadas temperaturas y otros con bajadas importantes, gracias a la cercanía con los Picos de Europa y Montes de León. Estos días los viticultores están con el alma en un puño por el riesgo elevado de heladas que pueden provocar grandes daños en los brotes tiernos de la vid.

            Después de un periodo de abundantes lluvias y temperaturas elevadas, la planta comienza a movilizar la savia hacia las yemas para provocar la brotación y desarrollo de las partes vegetativas. Cuando la planta se encuentra en plena actividad por las condiciones propicias, aparece un frente frio que baja de manera brusca las temperaturas y en un periodo corto de tiempo, incluso por debajo de 0ºC, lo que puede llegar a provocar grandes daños en los brotes verdes recién desarrollados. Estos brotes tienen un alto contenido de agua en las células de sus tejidos, lo que provoca que se hielen con facilidad.




 
 

Los daños de las heladas son visibles en uno o dos días, cuando esos brotes comienzan a presentar un aspecto pardo, como si se hubieran chamuscado, esta es la sintomatología de la helada, al congelar el agua de la célula y descongelar de manera rápida el agua sale de las células deshidratándolas y provocando un efecto quemadura que da lugar a la muerte de los tejidos.

            Los órganos helados a estas alturas, son las yemas que han brotado primeras y que por lo general se trata de las francas, aquellas que nos van a dar lugar a los racimos, con lo que el efecto de la helada es devastador, mermando en consecuencia la producción de ese año.

            Por lo general la vida de la planta no corre peligro, gracias a la cantidad de yemas que aun no han brotado y que posteriormente lo harán, aunque la probabilidad de traer fruto de estas yemas es muy baja, la formación y obtención de material vegetal esta asegurado.

            Por suerte para los viticultores, el frente frio que ha pasado en estos días la península, ha venido acompañado de nubes y lluvias, lo que hace un efecto tampón, suavizando las temperaturas y evitando que estas caigan de manera excesiva y causen los temidos daños.



 

            Para terminar hago referencia a otro refrán que dice: HASTA EL CUARENTA DE MAYO NO TE QUITES EL SAYO, lo que nos marca la fecha en la que estaríamos libres de las temidas heladas.

            Estos refranes populares, nos marcan los intervalos de tiempo y las condiciones climatológicas mas probables aunque con el cambio climático, estas fechas se van desplazando y variando.

            El periodo de heladas también es muy importante tenerlo en cuenta, en una fase muy importante de la viticultura, que es la plantación. Una mala elección de la fecha de plantación, puede traer graves consecuencias y marras importantes en una plantación nueva, con el consiguiente perjuicio económico y las diferencias en cuanto a homogeneidad de las plantas y sus correspondientes labores de formación.

 


 
FELIZ VIDA!!!
 
 

miércoles, 1 de mayo de 2013

ARROZ CON BOGAVANTE


Que ganas tenia de preparar un ARROZ CON BOGAVANTE, gracias a Nunci Quintero.

 

 
 
 
            INGREDIENTES (2 personas):

-          Un bogavante mediano 600 gr.

-          Almejas 10-12 Uds.

-          Navajas 6-8 Uds.

-          Arroz.

-          Aceite de oliva.

-          Sal.

-          Laurel.

-          Calamar.

-          Pimiento rojo.

-          Cebolla.

-          Tomate.

-          Ajo.

-          Cayena 2 pequeñas.

-          Colorante paella.

-          Caldo de pescado.

-          Vino blanco.

-          Agua.

 

      PREPARACIÓN:

            Comenzamos abriendo las almejas y las navajas al baño maría, en una cazuela colocamos las navajas y las almejas con un poco de agua en el fondo y lo ponemos al fuego. En cuanto se abran, apagamos el fuego y retiramos los moluscos en un plato. El jugo que nos queda, lo colamos para separar la tierra y lo reservamos para añadírselo al arroz.

            En una cazuela grande, ponemos aceite de oliva en el fondo y picamos cebolla y pimiento rojo muy finito y troceado, lo incorporamos a la cazuela con el aceite y lo ponemos a fuego medio a rehogar, añadimos un par de cayenas pequeñas, para dar un poco de alegría al arroz y sal. Picamos un par de dientes de ajo y se lo añadimos al sofrito.
 
 

            Cuando el sofrito esta casi pochado, le añadimos un tomate natural rayado y un chorro de vino blanco, para que quede más jugoso.

            Ahora cogemos el bogavante y lo troceamos, separamos la cola de la cabeza y esta la abrimos longitudinalmente, separamos las pinzas y cortamos la cola al gusto en tres o cuatro trozos.
 

            Cortamos el calamar o los chipirones en tiras, no es necesario gran cantidad, calcular en función del tamaño del bogavante.

            Incorporamos al sofrito las almejas, las navajas, los calamares y el bogavante y lo dejamos rehogar un rato, que se frían los ingredientes y se doren un poco, añadimos un poco del caldo de los moluscos reservado anteriormente para que vaya cogiendo sabor.

 

            Con el sofrito y todos los ingredientes rehogados, añadimos el arroz, una taza para dos personas y a continuación el colorante, movemos todo para que el colorante se distribuya uniformemente y se rehogue el arroz y tome el sabor del sofrito. Cuando todo esta bien mezclado y rehogado, añadimos el caldo de pescado y el sobrante de la cocción de los moluscos, a razón de 3 tazas por taza de arroz.
 

            Movemos todo para uniformizar la mezcla y lo dejamos unos minutos a fuego fuerte, hasta que rompa a hervir. Lo ponemos a fuego suave y tapamos unos minutos 6-7, a continuación lo destapamos y dejamos que continúe la cocción y consumiendo el agua, moviéndolo si es necesario de manera suave para evitar romper el arroz y que el almidón aparezca.
 

            Ir probando para ver como va el arroz y cuando ya casi este, lo apagamos y tapamos con un trapo limpio y dejamos reposar unos 4-5 minutos antes de comer. Los tiempos y las cantidades de caldo, son orientativos y van en función del gusto de cada uno, lo mejor es experimentar y ver como nos gusta más.

                       


BUENA VIDA. SALUD!!!!